Articulo de Opinión; Calidad Educativa ¿Realidad o utopía?

0 79

El acceso a una educación de calidad en el  sistema educativo dominicano está establecido como un derecho (Constitución Art. 63). De ahí que la calidad educativa en dicho sistema ha estado garantizada desde el marco legal. La Ley General de Educación 66-97, plantea la calidad de la educación como: “El marco de referencia del sistema educativo dominicano, que tiene como función garantizar la eficiencia y la eficacia global del mismo. Comprende la evaluación de los procesos, del producto, de los insumos y de los servicios que intervienen en la actividad educativa para satisfacer las necesidades de la sociedad”. (Art. 58).  No obstante, es a través  del Diseño Curricular y las disposiciones legales  que lo reglamentan  donde se plantea la operatividad de la  calidad educativa.

Desde la legislación educativa,  la ordenanza 1´96 es la que  define el concepto de calidad educativa refiriéndose a la eficacia y la eficiencia de los desarrollos curriculares para hacer realidad los propósitos del currículo. (Art. 2)  En este sentido habrá calidad educativa en tanto que, en el egresado del sistema educativo dominicano se evidencie la correspondencia entre lo establecido en el perfil, fines y principios de la educación dominicana.

A partir de la transformación curricular, la concepción de la calidad de la educación se enfoca desde la diversidad cultural, las características y las necesidades de los sujetos y los contextos en que se desarrollan las prácticas educativas.

Una mirada a la realidad

Se hace notar  un despertar en post de la calidad educativa. Simbolizada en la revisión y actualización curricular, expresada en la implementación de nuevas estrategias de enseñanza y aprendizaje, puntualización de enfoques, elaboración y aplicación de instrumentos para la gestión educativa, modificación de la estructura académica del sistema educativo, aplicación de la política de jornada escolar extendida, ampliación  de los programas de capacitación docente; regulación del acceso a la carrera docente; aplicación de evaluaciones diagnosticas al final de los ciclos de los niveles Primario y Secundario, auge de  infraestructura y uso de las TICs; inversión del 4% del PIB en la educación,

¿La implementación de estas acciones ha elevado la calidad educativa? Los resultados arrojados por las evaluaciones diagnósticas aplicadas a  3ro y 6to grado del Nivel Primario, reflejan los bajos niveles de los aprendizajes los cuales se evidencian en la deficiencia en lecto-escritura, las matemáticas, y las demás áreas  evaluadas. Esto indica que hay que reorientar los procesos áulicos, las estrategias de enseñanzas y  aprendizajes, los procesos de acompañamiento, el rol de la familia en la educación, los procesos de inducción de los nuevos docentes, el imbricamiento de los docentes. Es decir, repensar la forma de gestionar el quehacer educativo.

Según  los criterios establecidos para la implementación de la política de jornada escolar extendida esta  garantiza la mejora de la calidad de los aprendizajes. Echando una mirada al entorno escolar, hay que destacar que en la mayoría de los centros educativos, el símbolo de esta política educativa lo constituye la implementación del  cuestionado programa de alimentación. De cara a esta realidad, para que la jornada escolar extendida propicie la calidad de los aprendizajes, urge la creación de espacios de recreación y para el desarrollo de las competencias, desarrollar procesos de inducción, hacer del horario escolar un tiempo pedagógico, diseñar un menú conforme al contexto escolar, dotar a los centros educativos de recursos didácticos para la implementación de las TICs y readecuación de los espacios existentes conforme a los propósitos.

Según la ordenanza 1-95, en el egresado del sistema educativo dominicano, debería evidenciarse  una formación humana, cívica, patriótica, ética, estética orientada hacia el trabajo productivo y la transformación de su realidad. (Art 1).  Sin embargo, al observar  el accionar del ciudadano tanto de a pie como de cuello blanco, los servicios prestados por las instituciones públicas y privadas   hay que inferir, referente al tema en cuestión, que “del dicho al hecho hay mucho trecho”

Dimensionada la calidad de la  educación en la legislación educativa  de cara a la realidad se deja entrever un largo camino a recorrer, un conjunto de obstáculos a vencer: el paternalismo estatal que anula el rol de la familia en la educación y la vinculación escuela- comunidad; el proselitismo político que desarticula  la implementación de las políticas educativas, los planes, programas y proyectos en post de la calidad de la educación; la reestructuración de los programas de formación docente conforme a las demandas de la sociedad; la aplicación de las disposiciones legales y la gestión educativa oportuna.

Hablar de la calidad de la educación en el marco de la implementación del diseño curricular que fundamenta el sistema educativo dominicano hay que sostener que desde la perspectiva del derecho la calidad educativa es un hecho, empero, desde la dimensión del hecho es una utopía.

 

Por : Cristian Quezada, Rubén Ferreras, Altagracia Aracelis Martínez, keiben Nazaret Ogando, José Dolores Bugué, Odalys De la Rosa, Eddy Ant. Rodríguez.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.